Torre de aprendizaje Montessori

Buenos días, ¡cuánto tiempo hace que no pasaba por aquí! El final de las vacaciones y los preparativos para la vuelta a la escuela infantil y al nuevo centro de trabajo me han tenido bastante entretenida.

Hoy quiero contaros una adquisición que hemos hecho este verano y con la que estamos encantados: una torre de aprendizaje Montessori.     

Es algo que tenía en mente desde hace mucho tiempo, de hecho fue uno de los regalos que pedí a mi familia por el segundo cumple de Vega. Priorizaron otras alternativas y al final nos quedamos sin ella. He seguido con el run-run desde entonces y no se me ha ido  de la cabeza así que por fin este verano me lancé a encargarla.

¿Por qué?

IMG-4288Creo que es la herramienta ideal para que los peques alcancen autonomía en muchas de las actividades de la vida diaria: ayudar en la cocina, lavarse las manos, la carita o los dientes, ayudar a colgar la ropa o colocar algo en el armario son solo algunas de las tareas que pueden realizar con la torre y que, sobretodo  y lo más importante, disfrutan haciendo y sintiéndose mayores.

Siendo docente conozco perfectamente la pedagogía y las claves del método Montessori, que parece que está ahora muy de moda pero es algo que ya se promulgó hace más de 70 años. Pues bien, se el valor que tiene el ambiente y lo que se encuentra en él para facilitar el desarrollo y la independencia de los niños, la clave de todo está en la exploración, en la libertad para experimentar y dar respuesta a las necesidades que tiene el peque según el momento evolutivo (“planos de desarrollo” para María Montessori)  en el que se encuentre.

Y ahora inmersa de lleno en el mundo de la maternidad quería facilitar a mi niña estas cuestiones que he mencionado anteriormente: autonomía e independencia dentro de nuestra casa. Quería crear en la medida de lo posible un “ambiente Montessori”.

Como os iba contando, decidí comprar la “torre de aprendizaje” por dos motivos: el primero era evitar que la niña se cayera del taburete de la cocina en el que se solía subir para cocinar conmigo o para coger cualquier cosa de la despensa. Y el segundo motivo es porque me iba a ayudar a crear el ambiente Montesssori que andaba buscando. Como se dice coloquialmente, con la torre “mataba dos pájaros de un tiro”

Este recurso ya veis que tiene al peque “encerrado” por los cuatro lados, cosa que hace imposible que se caiga si se encuentra de pie en la torre. Para la niña es súper fácil acercarla al sitio en el que quiere experimentar, explorar o realizar cualquier actividad y también le resulta muy fácil subirse a la misma, puesto que tiene un peldaño o escalón (no se cómo definirlo) que hace que sea independiente y no dependa del adulto para tener que usarla.

A Vega le encanta porque la torre le da mucha libertad de movimiento y andamos todo el día con ella de una habitación a otra. Es de madera de pino natural, la cogí pintada en color blanco (pintura no tóxica) y mide 90 cm de alto.

La encargué a unos amigos que están empezando en este mundillo, la verdad que se ajustaban perfectamente a lo que iba buscando y el trato fue inmejorable. Les dije que en cuanto tuviera tiempo haría un post hablando de esta torre y me ofrecieron un código descuento de 10 euros por si algún@ de los que me seguís o leeís estáis buscando algo parecido: su perfil en Instagram es @josbormontessori y el código que me dieron es MAMILUCIERNAGA10

¡Feliz semana a tod@s!

@mamiluciernaga

2 comentarios en “Torre de aprendizaje Montessori

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s